Comunicar a pie de pista: el presentador en las entregas de trofeos

Posted on Actualizado enn

En ocasiones quienes nos dedicamos a comunicar hemos de ponernos en primera línea, y es evidente que en ese momento, la templanza y la serenidad serán importantes, pero sobre todo, será vital la preparación.

Por poco margen que haya, por poco tiempo que quede para esa presentación, la clave será hacerse un esquema muy claro con: quién es el público al que te diriges, qué protocolo puede influir en esa intervención, cuánto tiempo se dispone; y a partir de ahí, elaborar un discurso sencillo.

Podemos imaginar todos, cuantos y cuantas pruebas deportivas se celebran cada semana y cuantas entregas de trofeos se hacen. Unas con mucho público, otras con menos, unas con autoridades locales, otras con asistencia de medios de comunicación, etc,etc…

¿Qué es lo que puede marcar la diferencia?

Sin duda, que la prioridad es que los premiados se sientan los protagonistas, que los entrenadores y familiares disfruten de ese momento, que las autoridades presentes sientan el reconocimiento a su presencia y, sobre todo, que sea una entrega ágil, dinámica y dónde, claro está, todo el staff que ha participado se sienta agradecido por el esfuerzo hecho.

Por tanto, presentación de las autoridades sin más dilación, paso siguiente a los parlamentos de los que se haya decidido que han de hablar, (dónde la persona que representa a la entidad será el encargado de agradecer a todos) y se procede a la entrega de trofeos, dónde el aplauso y la foto serán los auténticos protagonistas.

Es preferible no forzar a hablar a quienes sabemos que por su juventud o timidez tendrán una presión añadida y más que recibir un trofeo, recibirán una “copa” de nervios y recordarán con otra sensación diferente ese momento dónde les “tocó” hablar ante tanta gente.

Capítulo aparte sería el entrenamiento en habilidades en comunicación, dónde entonces esa entrega de trofeos sería un momento ideal para poner en práctica lo entrenado, y dónde si recordarían ese momento como otro triunfo por lograr comunicar manejando los nervios.

Por tanto, hay que pensar en la esencia de la entrega… la sonrisa de los ganadores y finalistas.

Habilidades en Comunicación que marcan la diferencia.

Posted on Actualizado enn

La comunicarComunicación es el nombre, la cara y los matices de la persona porque incluso en el silencio, o en una mirada, hay señales que transmiten un mensaje, que comparten una intención.

Desde niños, cada uno a su manera, trata de argumentar y transmitir aquello en lo que cree de la mejor manera y, de adolescentes, se van tomando referencias de aquello que nos parece una buena línea de comunicación; línea que se moldea ya de adulto.

¿Quién nos ha enseñado o dado claves para comunicar mejor en el día a día, en la vida personal o profesional? ¿Cuánto tiempo hemos dedicado a entrenarlo, para que cuando llegue el momento, marquemos la diferencia?

Marcar la diferencia en un entorno competitivo como el actual es comunicar bien, tanto en una conversación, en un email, en una reunión de trabajo o incluso en el ámbito personal. Comunicar bien es sinónimo de saber qué decir y cómo decirlo.

Entrenar esas habilidades en comunicación, es prepararse para saber cuándo se ha de utilizar un tono más informativo, cuando se ha de ser más expresivo, cuando se debe ser más convincente… y, todo ello, arroparlo de las mejores herramientas como son nuestro propio cuerpo, nuestra voz, nuestra imagen.

En ocasiones ese esfuerzo se vuelca sólo en la conversación oral, en la imagen y se deja de lado algo tan importante como es la comunicación escrita, con lo que ese mensaje no está alineado, pierde fuerza. Un buen escrito, un email bien estructurado, una presentación cuidada son nuestra imagen, y de eso trata la Comunicación, de darle importancia, de mimar y de preparar ese momento.

¿Cuántas veces hemos pensado tras una petición, discusión o negociación que si nos hubiéramos preparado esa argumentación, hubiéramos resultado más convincentes? ¿Cuántas veces observamos con cierta admiración a quién habla bien o escribe algo brillante?

La respuesta está en las Habilidades de Comunicación que se tengan, y claro está, que el potencial está dentro de cada persona y que, con un poco de entrenamiento, se multiplica.

Las Redes Sociales: El vehículo, el conductor y la oportunidad

Posted on Actualizado enn

deporte-twitterEl vehículo, el conductor y la oportunidad.

Las redes sociales son un vehículo ideal para compartir emoción, pero como vehículo que es, hay que conducirlo bien, con un conductor que sepa desenvolverse adecuadamente, a una velocidad sostenida, en un trayecto que ha estudiado (para saber si hay que acelerar, tomar un desvío y tener en mente que hay que parar a repostar).

Lo natural es lo que llega, pero para compartirlo en las redes sociales hay que saber el objetivo y buscar las herramientas mejores, los canales, los momentos, pensando en quién nos sigue.

El “entrenamiento” en Redes Sociales.

Si un deportista dedica tiempo a entrenar con el objetivo de una competición, ¿Por qué no entrenar y planificar el salto a las redes sociales y la estrategia ? Planificar para que cuando llegue ese momento de compartir se haga de una manera cercana, natural y sea emocionante.

Un tweet no es un post, y la dinámica de twitter nada tiene que ver con facebook, como diferente es un blog, o un álbum en flickr/Google+ un mural en pinterest o un canal en youtube, aunque tienen en común poder compartir emoción al instante.

El Deporte conlleva unos valores como la dedicación, el esfuerzo, la entrega, que se pueden compartir en todas esas redes con una frase, una foto, un video porque además quién sigue un Deporte, a un deportista, a una entidad, a un club, a una federación quiere estar informado, emocionarse sintiéndose partícipe.

La clave es tener una presencia sostenida basada en la creatividad, buscar y estar atentos a los momentos noticiables, pensar en generar contenidos con una actitud proactiva involucrando a todas las áreas y aprovechar sinergias para  lograr compartir con mucha gente lo que nos emociona.